Industria y ganadero reconocen el desajuste en el precio pagado tras aportar un informe sobre los costes en la explotación

La Organización de Productores Lácteos Agaprol ha conseguido que una industria láctea haya reconocido a uno de sus ganaderos asociados el impago del diferencial entre lo acordado en el contrato de 2020 y lo que debería haber cobrado una vez se estableció como obligatorio el pago de un precio por encima de los costes de producción. 

El acuerdo alcanzado en la mediación del INLAC ha servido para que la industria láctea abonase al ganadero una cantidad en base al desfase entre lo que figuraba en el contrato y lo que finalmente se ha podido demostrar suponían los costes de producción de la explotación ganadera. 

Los responsables de la granja realizaron un estudio de costes independiente de sus costes de producción que tras la mediación de Agaprol han sido parcialmente reconocidos por la industria láctea con la que tenía suscrito el contrato de suministro de leche cruda. 

El acuerdo alcanzado contempla sólo el periodo de entregas comprendido entre el final del mes de agosto de 2020 -fecha límite para la adaptación de los contratos a la nueva normativa- y el final de la vigencia del contrato en diciembre del mismo año. Es la primera vez en la que se reconoce que un ganadero estaba recibiendo por su producción una cantidad inferior a la que debiera y que se refleja a través de la cláusula que la nueva ley obliga a incluir en los contratos desde el verano del pasado año. 

El acuerdo es un paso más en el reconocimiento de los costes de producción en los contratos lácteos y demuestra que tanto industrias como ganaderos son capaces de alcanzar acuerdos en este sentido.