Las firmas de contratos se están produciendo sin acuerdo con la industria y por imperativo legal ante la ausencia de razones que justifiquen la bajada

La negociación de los contratos con las industrias lácteas con recogida en la zona centro están llegando a su fin con nuevas bajadas de precio para los ganaderos. 

Las industrias son conocedoras de la situación que atraviesa el sector y de la precariedad del mismo pero han hecho caso omiso a esta situación después de que en menos de un año los precios a los ganaderos ya hayan bajado diez céntimos por litro. 

La industria es conocedora del cambio de tendencia de los precios a nivel global y europeo en particular pero se resisten a seguir ampliando sus márgenes de beneficio aún a riesgo de acabar con el sector. La industria sabe que el precio en los lineales no se ha movido desde la subida del último trimestre de 2022 pero continúan apretando a los ganaderos con el único afán de hacer caja ante la situación que se avecina. 

La subida de productos como la mantequilla está reportando rentabilidades extraordinarias a los fabricantes de leche líquida y, aún así, pretenden devolver a la anterior situación de pérdidas a los ganaderos. 

En un momento en el que la cadena alimentaria es sostenible y en el que España continúa siendo un país deficitario en producción láctea se imponen nuevas e injustificadas bajadas de precio para los próximos tres meses, además, de amenazar con nuevas y aún más importantes bajadas para de cara a la primavera. 

Esta actitud irresponsable de las industrias y su negativa a negociar bajo parámetros realistas ha llevado a Agaprol a hacer constar a la firma de los contratos su disconformidad con los mismos. La mayor OPL de España hará constar por escrito esta situación y que la firma se produce por imperativo legal ante la negativa inflexible de la industria a seguir negociando. 

Esta nueva bajada repercutirá en la rentabilidad de las explotaciones durante los tres próximos meses pero no cabe duda de que lo más grave llegará después. El sector está harto de esta situación que, sin duda, llevará a una reducción de la producción y una nueva situación de desabastecimiento. 

Fuente: AGAPRO