La multinacional francesa Carrefour ha vuelto a bajar el precio de su leche de marca blanca en los lineales hasta los 59 céntimos el litro. La decisión de la distribuidora se produce sólo un mes después de que decidiera subir el precio hasta los 61 céntimos el litro.

A la ya irrisoria subida de dos céntimos en el mes de septiembre se suma ahora esta decisión que demuestra la falta de sensibilidad por parte de la compañía a llaves que aleja a la distribución de las obligaciones que marca la normativa para evitar la destrucción de valor en la Cadena Alimentaria.

Agaprol ha denunciado esta práctica ante la Agencia para la Información y el Control Alimentario (AICA) para que se investigue lo que, a su juicio, considera una manifiesta destrucción de valor en la cadena.

Las mayores cadenas de distribución subieron a principios del mes de septiembre los precios de sus bricks de marca blanca 3 céntimos hasta los 62 céntimos de euros de media. Esa medida parecía responder a la situación de crisis que la subid de las materias primas, la electricidad y el gasoil han provocado en las explotaciones lecheras de todo el país. Por todo ello, la decisión de Carrefour se presenta en estos momentos como algo incomprensible y que ataca directamente a los ganaderos españoles y presuntamente a todo lo establecido por la norma.

Agaprol OPL lleva semanas denunciado a través de la campaña “La leche a este precio perjudica gravemente la salud del medio rural” la actitud de muchas cadenas de distribución e industrias lácteas que, pese a conocer la subida brutal de los costes de producción, mantienen los precios de compra a os ganaderos y de venta en los linealesmuy por debajo del verdadero precio de mercado.