La producción de leche en España en 2023 terminó con datos prácticamente idénticos a los del año 2022. El aumento de las entregas totales fue de un tímido 0,1%. 

La evolución en el reparto de los volúmenes de entregas, sin embargo, fue desigual en la geografía española. Mientras en Galicia el incremento experimentado el año pasado superó el 1% con casi 30.000 toneladas más, en Asturias se experimentaron descensos de hasta el 1,9% con respecto al ejercicio anterior y en Cantabria la bajada fue aún mayor alcanzando el 2,6%. 

Esta situación castiga especialmente a los ganaderos gallegos que ven cómo la industria les paga de media 26 euros menos por tonelada. A esto tampoco ayuda que siendo la comunidad que acapara la mayor producción sólo tiene capacidad de transformación para el 67% de la misma y el 33% restante tiene que salir a otras regiones del país. 

Significativos son también los aumentos de producción en Navarra y Castilla la Mancha con un 3,9% y un 2,4% aunque sus volúmenes totales no sean comparables a los gallegos. 

Fuente: SGdPGC – AGAPROL