El evento Global Dairy Trade de subasta de productos lácteos y derivados de la primera quincena del mes de marzo ha vuelto a registrar otra espectacular subida con un promedio de +15% en los precios de referencia a nivel mundial. 

La más destacada de las subidas dentro de la subasta ha vuelto a ser la leche entera en polvo que se ha anotado un incremento con respecto a la quincena anterior del 21%. La mantequilla también continúa su senda alcista y registra subidas cercanas al 14%. 

La de este martes 2 de marzo es la octava subasta de Fonterra que registra guarismo positivos en la evolución de los precios de los productos lácteos. Desde hace seis meses el resultado de la subasta ha registrado un crecimiento constante en los indicadores de los principales productos como la mantequilla, la leche en polvo entera y desnatada o los quesos. Frente a este crecimiento constante sólo se ha registrado una subasta con tendencia negativa en la primera quincena del mes de noviembre cuando los precios bajaron un 2%. 

El volumen negociado en las diferentes quincenas se ha mantenido constante después de los momentos más crudos de la pandemia y sirve de referencia para el mercado lácteo a nivel mundial. 

¿Qué tiene que pasar para que España siga la senda alcista?

El mercado internacional referenciado en índices como el de la neozelandesa Fonterra, los índices europeos del mercado lácteo en los países del resto de Europa o las previsiones de subida en mercados como el norteamericano no dejan duda de la revalorización que la leche y sus derivados están alcanzando en todo el mundo. 

Las industrias lácteas en España parecen, sin embargo, ajenas a estos movimientos globales determinados por el mercado y a estas alturas continúan intentando bajar los precios en los contratos lácteos que se están negociando en todo el país.

El mercado lácteo español lleva años siendo deficitario y por ese motivo es todavía más incompresible que cuando el precio de la leche en el resto del mundo está viviendo una subida importantisima en nuestro país se continúe con la tendencia bajista. 

Si las industrias asentadas en nuestro país -ante el aumento del consumo interno- tienen que traer más y más leche de terceros países a precios cada vez más altos es incompresible que pretendan firmar a la baja los contratos que tienen firmados con los ganaderos que les suministran su producción. 

¿Qué es lo que tiene que pasar para que la leche suba en España? La respuesta a la vista de los datos no se corresponde a criterios de mercados sino a decisiones que las propias industrias tendrán que explicar.