Agricultura propone nuevas condiciones de acceso para las ayudas a la producción entre 2023-27. El presupuesto será de 122 millones anuales.

El ministerio de Agricultura ha lanzado su propuesta para las Ayudas Asociadas a la Producción Sostenible de leche de vaca para el periodo 2023-27.

Los beneficiaros de las mismas seránGanaderos que cumplan la condición de agricultor activo con explotaciones inscritas en REGA de tipo producción reproducción de ganado vacuno con clasificación zootécnica para producción de leche o mixta que deberán contar con declaraciones de entregas y/o ventas directas en el Sistema de Declaraciones del Sector Lácteo (INFOLAC)

Además, deberán cumplir con los criterios de Bienestar Animal previstos en la normativa vigente y en elaboración, con las condiciones medioambientales previstas en la normativa vigente y en elaboración, y con la normativa vigente (y en elaboración) relacionada con la reducción del consumo de antibióticos).

Condiciones de elegibilidad

Vacas de aptitud láctea pertenecientes a alguna de las razas enumeradas en un anexo, o a aquellas razas de ganado vacuno que la autoridad competente en la materia determine como de aptitud eminentemente láctea, de edad igual o mayor a 24 meses a determinada fecha (30 de abril del año de solicitud) y que se encuentren inscritas en el Registro General de Identificación Individual de Animales (RIIA), conforme se establece en el Real Decreto 728/2007, de 13 de junio.

Objetivos

Incrementar la competitividad y sostenibilidad a largo plazo. El sector vacuno lechero es un sector en dificultades, muy dependiente de ayudas, en el que las ayudas directas representan un 30% de los ingresos totales.

Se trata de una producción con baja rentabilidad y escasos márgenes, muy sensible a las variaciones en los precios de los insumos, en particular de la alimentación animal

El número de productores muestra un imparable descenso de (aproximadamente un 5% anual) y una importante concentración productiva, con un aumento significativo del tamaño medio por explotación y un descenso del número de granjas. Las granjas que tienen un mayor riesgo de desaparecer son las de tamaños medios, identificadas con el carácter familiar. Esta producción se caracteriza además por ser una actividad especialmente sacrificada, que requiere una dedicación plena y una mayor especialización tanto de los productores como de los trabajadores.

Con esta intervención se pretende apoyar en mayor medida a las granjas de pequeña y mediana dimensión, muy ligadas al medio rural y que contribuyen de manera fundamental al mantenimiento de empleo y población y a la vertebración del territorio, con una importante labor social, económica y medioambiental.

Este tipo de granjas presentan dificultades porque son más vulnerables a los efectos que la volatilidad de los precios de la leche y de los insumos tiene sobre la evolución del mercado.

Se trata de un sector (OE2) importante generador de bienes públicos y cuya desaparición acarrearía nefastas consecuencias medioambientales y sociales por su contribución al mantenimiento del medioambiente y al tejido rural.

Asimismo, esta intervención contribuye a la mejora de la sanidad animal (reducción consumo de antibióticos) del bienestar animal y de los aspectos medioambientales dado que se establece como criterio de elegibilidad (línea base para recibir las ayudas) el cumplimiento de todas las cuestiones a este respecto previstas en la normativa vigente y en elaboración.

Explotación tipo

Se considera necesario dar un mayor apoyo a las explotaciones de pequeño y mediano tamaño.

Las explotaciones localizadas en zona de montaña soportan mayores costes derivados de las dificultades de acceso y generalmente reciben menor precio por el pago de la leche.

Las explotaciones en zona insular (I Baleares) soportan mayores costes derivados de la insularidad y reciben el menor precio de toda España por el pago de la