Desde julio de 2020 los costes de producción han subido un 65% mientras la inflación general se ha situado en el 14,3%

La subida de los costes de producción para un ganadero medio en España se sitúa ya en un 65% con respecto al momento en el que el Ministerio de Agricultura hizo público su estudio de costes de producción en el año 2020. 

Siguiendo sus mismos criterios de costes la electricidad se ha convertido junto a la alimentación en los principales dolores de cabeza de los ganaderos. Una electricidad hasta siete veces más cara que en julio de 2020 y un coste de alimentación encarecido en un 44,5% demuestran las dificultades que encuentra el sector para seguir produciendo. 

El IPC desbocado al 10,4%  que soporta el ciudadano en general se transforma para los ganaderos en subidas del 65%.