La inclusión en el RD 5/2020 de la cláusula relativa a los costes efectivos de producción en los contratos lácteos es casi con toda seguridad la medida más esperada dentro de la modificación de la normativa del sector. La medida clara y concisa, sin embargo, todavía necesita de algunas medidas colaterales capaces de llevarla a la realidad y no sólo al negar sobre blanco del Boletín Oficial del Estado. 

Ganaderos, Organizaciones de Productores y Profesionales han demostrado su satisfacción por la medida mientras algunas cooperativas y parte de la industria han considerado la iniciativa como intervencionista y contraria al libre mercado. 

La Organización de Productores Lácteos Agaprol no considera la nueva normativa como una intromisión del Estado dentro de las leyes de libre mercado que rigen en cualquier práctica comercial en nuestro país en beneficio de los ganaderos sino una fórmula para acabar con esas mismas prácticas intervencionistas por parte de quienes controlan de facto la cadena alimentaria en el sector lácteo. 

El mercado apunta claras subidas para el próximo año en el mercado de la leche y que se cumplan con libertad de mercado es lo que se pretende. Los precios de nuestro propio país, los precios registrados en nuestro entorno cercano y a nivel mundial así como el aumento de la demanda, la reducción de la oferta y el crecimiento de los costes de alimentación junto a las nuevas y más exigentes normativas en materia de sanidad alimentaria, bienestar animal y cambio climático dejan claro que lo que el mercado libre determinaría son subidas de precios de la leche para nuestros ganaderos.