OBSERVATORIO ENERO: Una mirada a 2022

El Observatorio de Precios Agaprol de este mes de enero recoge toda la información relativa a los precios, piensos, entregas de leche y número de explotaciones abiertas del mes de noviembre de 2022. Una vez más el análisis a medio-largo plazo es la mejor aportación del acumulado de datos mensuales. La perspectiva del sector lácteo puede establecerse mes a mes pero las evolución en periodos de tiempo superiores es capaz de desvelar tendencias de gran interés para ganaderos, industrias y distribución. 

El indicador del mes de noviembre relativo a los precios sitúa a nuestro país todavía por debajo de la media europea pero en niveles muy próximos al de nuestros vecinos de continente. El acumulado anual, sin embargo, todavía revela que los ganaderos de este país se mantuvieron muy lejos de esa media EU durante la mayor parte del año. Sólo el incremento de precio durante el cuarto trimestre ha permitido una equiparación con Europa aunque todavía en niveles ligeramente inferiores. Es relevante ver cómo, también, los indicadores vinculados al índice INLAC se han ido igualando a los parámetros que determinaba el mercado en Europa y en España llegándose a situar casi a la par. 

Las entregas de leche cruda ha sido uno de los factores determinantes a la hora de establecer los precios durante todo el año y especialmente a partir del segundo trimestre del año. Así las cosas las curvas de las entregas y la de los precios son inversas y conforme descendía la producción crecía el precio pagado a los productores. El precio comenzó a subir con fuerza a partir del mes de marzo coincidiendo con la caída de producción. Hasta el mes de febrero las entregas fueron superiores a las de los mismos mese de 2021 pero a partir de ese momento la línea se invierte. Desde marzo de 2022 en España ha dejado de producirse una media del 3% con respecto al ejercicio anterior. 

La de los precios de los piensos es otra de las magnitudes que durante los últimos trimestres ha sido analizada con especial cuidado y preocupación. Este elemento ha incidido directamente en el precio de la leche cruda que se veía disparado tras las subidas vertiginosas del maíz y la soja. El índice SLILUM -utilizado en este Observatorio- ha tendido al alza durante todo 2022 durante 2022 hasta alcanzar un estadio de meseta en el último periodo. De hecho la ración PC en el mes de noviembre advirtió su primer descenso en meses aunque en la semana 52 -correspondiente al sistema del mes de diciembre- el pienso ha vuelto a experimentar una notable subida de precios. La evolución de este input en la producción será clave para establecer nuevos precios a partir del mes de febrero de 2023. 

Las explotaciones con entregas han continuado a la baja durante todo 2022. El número de ganaderos en activo se ha reducido sus efectivos en 800 explotaciones. Este dato será especialmente interesante durante el mes de diciembre puesto que muchas de las explotaciones se mantienen operativas hasta el mes de diciembre por motivos fiscales y contables. Vinculado al número de explotaciones abiertas hay que vincular necesariamente otro de los factores claves en el sector lácteo a lo largo de 2022, el censo bovino. La cabaña de vacuno de leche en España se ha visto reducida en los últimos cinco años en un 8,2%, lo que supone que hay más de 70.000 vacas menos ahora que en 2018. Durante el último año esa cifra se ha visto especialmente afectada con la desaparición en un sólo año de mas de 30.000 animales. La reposición, por su parte, se encuentra también en una situación difícil puesto que el censo de ovillas también se encuentra muy por debajo de sus ratios habituales (-3%).