OBSERVATORIO Julio: Estabilidad

Este

El Observatorio Agaprol OPL de este mes de julio viene a confirmar de forma manifiesta las tendencias que desde hace meses vienen atisbándose en el mercado lácteo europeo y nacional. Tendencia al alza de los precios de la leche en todo el continente mientras en nuestro país el precio continúa bajando. 

Un año después de que los precios nacionales y europeos se encontraran en niveles similares  por primera vez después de mucho tiempo España registrara contratos más favorecedores la tendencia en Europa desde principios de este año 2024 es alcista mientras que en nuestro país la tendencia sigue siendo a la baja. Pues bien, este verano las diferencias ya son prácticamente inexistentes y aunque todavía con cifras provisionales en España se pagará algo más de 46,70 €/100 Kg, mientras que en el conjunto de Europa esa cifra se marca en los 46,10 €/100 Kg. El diferencial de precios entre nuestros colegas europeos y los precios registrados en nuestro país debiera de dejar de ser ya motivo de presión a la baja en los contratos en nuestro país puesto que los costes logísticos ponen la leche europea claramente por encima de la producida en España. 

La tendencia a la baja en España, por tanto, debiera detenerse y plantear, al menos, un escenario de mantenimiento de los precios de la leche cruda en las granjas españolas.Todo esto sin tener en cuenta que sería muy sencillo que la leche producida más allá de los Pirineos siga subiendo y, entonces, la industria láctea española debiera verse obligada a fijarse en lo que ocurre en nuestros países vecinos como lo han hecho durante el último año para justificar aquí las bajadas de precio. 

La bajada de los costes de producción vinculados a la alimentación animal es otro de los factores clave en el sostenimiento de las rentabilidades en las explotaciones y sólo gracias a los descensos registrados desde principios de año se ha podido enjugar en parte la bajada de lo pagado por el litro de leche. 

La Ración Completa y el Pienso Complementario reverenciado en el índice Silum han bajado en lo que va a de año en torno al 8% en cada uno de ellos. Esta parte del coste de producción supone en torno al 60% del total del coste de producir leche en nuestro país. 

En cuanto al precio final reflejado en el índice FEGA en 2024 hemos pasado de los 0,517 €/l que se pagaban en el mes de enero a los 0,484 €/l que se pagaron de media en el mes de mayo y que para junio y julio serán aún más bajos. Eso supone que la bajada de precio por litro de leche en las granjas se situará en el entorno de 7%. 

A estos datos hay que sumar otro de los factores primordiales a la hora de prever lo que sucederá en los próximos meses como es la producción lechera. Nuestro país es un de los pocos de todo el continente donde la producción ha seguido creciendo pese a la bajada de precios. En España durante el mes de mayo se produjo un 1,8% más que en el mismo mes de año pasado. 

Este nivel de producción es el que ha permitido a las industrias seguir rebajando precios a los ganaderos durante una primavera en la que la producción ha sido elevada en prácticamente todo el país y con especial bonanza en Galicia. 

La climatología durante los próximos meses y la incidencia o no de la Enfermedad Hemorrágica Epizoótica pondrán negro sobre blanco en qué situación de producción y de almacenaje de producto en las industrias lácteas iniciamos el otoño. 

Las cifras sobre explotaciones lecheras con entregas siguen siendo dramáticas si las comparamos con las que había en nuestro país hace una década cuando se doblaban las poco más de 9.000 existentes en la actualidad. En cualquier caso y tras dos años de cierres masivos esa sangría se sigue produciendo pero parece que atenuándose de forma moderada. 

En definitiva, unos datos que invitan a la estabilización de un sector que necesita poder levantar la cabeza más allá del corto plazo para mirar hacia adelante y decidir cómo queremos que sea. 

Fuente: AGAPROL