La negociación entre un comprador y un vendedor ha estado marcada  desde que el mundo es mundo por la defensa de los intereses del uno y del otro. Alcanzar un acuerdo lógicamente es complicado pero el sacrificio y el beneficio que las dos partes consiguen suele ser suficiente para que finalmente el contrato se firme. 

En el caso del sector lácteo en España la situación es, sin embargo, insostenible a todas luces. La industria es la única que lleva años ganando dinero -así lo confirma el estudio de costes del Ministerio- con los contratos lácteos que suscribe con los ganaderos mientras ni el mercado, ni la legislación, ni la lógica avalan que esto continúe siendo así. 

Los precios que reciben los ganaderos a nivel mundial y europeo acrecientan cada día su diferencial con los recibidos por los ganaderos españoles pese a nuestra condición de país deficitario en productos lácteos mientras el consumo de leche en España crece año tras año. Está claro que la lógica del mercado no es capaz de soportar esta situación en la que los ganaderos de nuestro país se ven obligados a seguir vendiendo su leche por debajo de sus costes de producción. 

Si los criterios de mercado fueran pocos, la legislación ampara cada vez más la postura del primer eslabón de la cadena y ya no sólo alerta de su debilidad o dependencia de la industria sino que obliga a que los contratos cubran los costes de producción soportados por las granjas. Por si todo esto fuera poco, es la propia Administración la que estudia esos costes de producción y ofrece datos oficiales sobre las pérdidas y la destrucción de valor que soporta cada uno de los eslabones de la Cadena Alimentaria. 

El momento actual es crítico para el sector lácteo que ve cómo cada año cierran casi mil granjas pero también es la primera vez en la que, además de tener de su lado los criterios de mercado, tiene a su favor una ley que defiende su posición negro sobre blanco en los boletines oficiales. Y no vale con que el ganadero afirme tener razón es que, además, tiene la legislación de su lado.